Press "Enter" to skip to content

RSF: asesinados, detenidos, secuestrados y desaparecidos en 2017

RSF contabilizó 65 asesinados, 54 secuestrados, 326 detenidos y 2 desaparecidos en el mundo.

Reporteros Sin Fronteras | BALANCE de periodistas asesinados, detenidos, secuestrados y desaparecidos en el mundo en 2017

El cálculo total del Balance 2017 elaborado por Reporteros sin Fronteras (RSF) incluye a periodistas profesionales, colaboradores de los medios de comunicación y periodistas-ciudadanos. Estos últimos tienen un papel cada vez más importante en la producción de información, en particular en los países con regímenes represivos o en guerra, donde es más difícil para los periodistas profesionales ejercer su oficio. En detalle, el Balance distingue (en la medida de lo posible) a estos actores de la información de los periodistas profesionales, con el fin de poder llevar a cabo comparaciones anuales.

El Balance anual de los ataques cometidos contra periodistas, que RSF elabora desde 1995, se basa en datos precisos. RSF recaba de manera minuciosa información que le permita señalar con certeza o con la mayor fiabilidad, que la detención, el secuestro, la desaparición o la muerte de un periodista es consecuencia directa del ejercicio de su profesión. En los casos en que pierden la vida, RSF hace todo lo posible para distinguir quiénes fueron asesinados deliberadamente por el hecho de ser periodistas y quiénes fueron asesinados mientras realizaban un reportaje. En este Balance no se incluyen los casos en los que nuestra organización no pudo obtener los datos necesarios para establecer con rigor que el ataque estuvo relacionado con la labor periodística o en que la agresión sigue investigándose.
PERIODISTAS ASESINADOS
En 2017, 65 periodistas fueron asesinados en el mundo (esta cifra incluye a periodistas profesionales, periodistas-ciudadanos y a colaboradores de los medios de comunicación). 26 de ellos perdieron la vida cuando ejercían su labor informativa, víctimas colaterales en lugares muy peligrosos (bombardeos, atentados, etc.); 39 fueron asesinados de manera intencional, debido a su trabajo de investigación, que afectaba los intereses de las autoridades políticas, religiosas, económicas o de grupos criminales. Al igual que el año pasado, es mayor el porcentaje de periodistas que fueron agredidos de manera deliberada (60%). El objetivo común de sus detractores: hacerlos callar.
PERIODISTAS DETENIDOS
Hasta el 1 de diciembre de 2017, en todo el mundo, 326 periodistas estaban detenidos por haber ejercido su labor informativa. Menos que en 2016, cuando la cifra de periodistas que se encontraban tras las rejas ascendía a 348 (187 periodistas profesionales, 146 periodistas-ciudadanos y 15 colaboradores de medios de comunicación). El número de periodistas-ciudadanos detenidos descendió, en particular en China, donde la opacidad de las autoridades sobre la suerte de los periodistas dificulta contar con datos estadísticos. RSF ha logrado recabar más información en este país tan poco transparente respecto a lo que sucede con los reporteros encarcelados, gracias a la abertura este año de una nueva oficina en Taiwán.
PERIODISTAS SECUESTRADOS
Periodista secuestrado: RSF considera que un periodista se encuentra secuestrado cuando está en manos de un grupo armado o criminal (que no pertenece al Estado) que amenaza con matarlo, herirlo o seguir reteniéndolo para ejercer presión sobre el gobierno de un país, una organización o un grupo de personas, a fin de obligarlos a que realicen una acción determinada. La toma de rehenes puede tener un móvil político y/o económico, si los secuestradores piden que se pague un rescate.
Actualmente en el mundo 54 periodistas están secuestrados; el año pasado en la misma fecha eran 52, lo que representa una alza de 4%. Aunque el número de periodistas extranjeros tomados como rehenes aumentó ligeramente en 2017 (+14%), más de tres cuartas partes de los reporteros secuestrados siguen siendo periodistas locales, que a menudo trabajan por su cuenta en condiciones precarias, expuestos a grandes peligros. En 2017 los periodistas-ciudadanos también pagaron caro su labor: actualmente siete de ellos se encuentran en manos de grupos armados, mientras que el año anterior eran cuatro. Una cifra que confirma la creciente participación de los periodistas-ciudadanos en la producción de información, en particular en zonas de conflicto que se han vuelto inaccesibles para los periodistas profesionales.
Al menos 22 periodistas sirios y 11 periodistas iraquíes están secuestrados en sus respectivos países. Es difícil calcular el número exacto de periodistas locales que han sido tomados como rehenes porque las familias y los allegados de los periodistas a veces prefieren no dar a conocer su desaparición por miedo a afectar las negociaciones o a que se prolongue su cautiverio. Con frecuencia los mismos secuestradores los obligan a guardar silencio. Este silencio informativo puede prolongarse años. Fue el caso del reconocido fotorreportero iraquí Kamaran Najm; hubo que esperar más de tres años para que se diera a conocer que había sido secuestrado.
PERIODISTAS DESAPARECIDOS
Dos periodistas desaparecieron en 2017, hasta la fecha no se sabe nada de ellos. Ambos son originarios del continente asiático. En 2016 sólo un periodista desapareció, el burundés Jean Bigirimana

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *